Creer o no creer

Teresa+Damaso video de boda Bleuetexperience

Creer o no creer.

La verdad es que, aunque parezca lo contrario, puede llegar a ser muy complicado entender a una pareja que quiere un vídeo de boda “diferente” saliendo así del clásico vídeo de 30-60 minutos que puede terminar adormeciendo a los amigos (los familiares, especialmente las abuelas buscan un largometraje superior a la hora por lo que las descartamos). También se ha de confiar mucho en aquellos que hacen el vídeo/fotografía para que todo el trabajo se resuma en pequeños vídeos que muestren todo lo que pasó aquel día.

Los colegas, la familia, conocidos… terminan preguntando siempre lo mismo: ¿Tenéis muchas bodas este año? Francamente no sabríamos qué contestar porque podríamos tener muchas bodas este año, pero la verdad es que no es así. Es cierto que hay muchas parejas preguntándonos por tarifas y disponibilidad pero hay pocas que realmente estén dispuestas a venir a ver cómo trabajamos, a hablar con nosotros, a escucharnos mutuamente y a entender qué es lo que se quiere. No tenemos muchas bodas, no, para qué engañarnos. Tenemos las que nosotros queremos tener con la gente con la que nosotros queremos trabajar.

Esto no se trata de pescar a diestro y siniestro, de ver si entra una pareja por la puerta y les convencemos con nuestros trabajos, de encandilar y de traer a nuestro terreno, de tirar los precios porque vemos que se nos escapan y hay demasiada competencia. Esto se trata de mirarnos el día del evento y saber qué es lo que queréis, de escaparnos un día a la playa a grabar y que estéis igual de cómodos que si estuvierais con amigos o simplemente de tomar unas cervezas dos años después de la boda para ver qué tal nos va a todos. No sólo es un trabajo personalizado, es un vínculo especial coño, algo que a día de hoy ya empieza a escasear sobre todo porque la comunicación se ha digitalizado bien por teléfono, email, Skype…

Vídeos originales… Sí, pueden ser más o menos creativos pero quienes realmente vais a hacer el vídeo sois vosotros. Nuestro trabajo es ocuparnos de que todo esté cuidado tanto en la grabación como en la postproducción y entrega, pero esto me lo decía mucho mi madre y es que donde no hay, no hay, por mucho que uno se enrabiete. Una pareja que viene preguntando en primer lugar por el precio del vídeo no es nuestro público objetivo, una pareja que nos escribe comentando que hay opciones más económicas no es nuestro público objetivo, todos los que optan por recortar en gastos y empezar por la fotografía y el vídeo, no son nuestro público objetivo sin embargo aquellos que nos preguntan en primer lugar por la disponibilidad y por cómo trabajamos, sí, lo son.

Nos gusta tanto sentirnos valorados como que os sintáis valorados y aunque suene paradójico, creemos que más vale pocas bodas y muy exclusivas entregando un producto de calidad que disparar el número de bodas sin sentir siquiera lo que estamos entregando y peor aún, creer estar “valorado”.